¿Por qué necesitas una estrategia de branding exitosa?

Si te preguntas por qué un cliente compra una u otra marca/empresa cuando tiene alternativas más económicas y con características similares entonces lo que vamos a contarte te interesa. 

El BRANDING es una de las principales estrategias de Marketing y es el culpable de que salten chispas en la mente de un cliente a la hora de elegir entre una u otra oferta. Incluso con más fuerza que el precio o las características de lo que se compra.

Por ello podemos decir que en el mercado existen dos tipos de marcas, aquellas que se conocen y aquellas que se desean. ¿Cuál es la tuya?

Una buena estrategia de branding es capaz de decantar la balanza del consumidor a nuestro favor. Nos comprarán por lo que SOMOS más que por lo que OFRECEMOS.

Las marcas que se desean son las que construyen vínculos emocionales -estrechos y duraderos-  con sus clientes y compiten con estrategias muy diferentes a las del «antiguo» Marketing Mix: precio, producto o la promoción.

Pero, ¿cómo consiguen que sus clientes las deseen? pues mediante el diseño de una buena Estrategia de Branding… pero, ¿qué es una Estrategia de Branding? Pues se trata de un plan, a largo plazo, con el que buscamos el desarrollo de una marca sólida, con unos determinados valores y diferenciada de la competencia, que logra ser relevante para su audiencia y así consigue alcanzar sus objetivos.

¿Cómo lo hacemos en ONTYCHE?

La finalidad de la estrategia de branding debe ser concebir una marca a largo plazo. Ser capaces de crear un ecosistema con sus propios símbolos, capaz de generar atracción en el target fijado.

También hay que ser conscientes que el branding de una marca debe adaptarse a las circunstancias, en función de los objetivos que nos vayamos marcando en el camino.

Investigación de competencia y mercado

Como siempre que empezamos una estrategia de marketing saber cuál es la competencia y cómo está posicionada es fundamental. Igualmente, el mercado nos dará muchas pistas sobre las que deberemos trabajar en los siguientes pasos.

Crear nuestra propuesta de valor

Algo fundamental es saber concebir una potente propuesta de valor. ¿Qué vamos a ofrecer que no ofrece nuestra competencia? ¿Qué puntos vamos a destacar de nuestra marca? ¿Qué será lo exclusivo, lo que sólo tenga nuestra marca y nos diferencie?

Puede ser la imagen, la originalidad, el precio, el estatus, la exclusividad… o la combinación de varios de estos conceptos. Pero debemos crear un “Brand value” medido y bien estudiado.

Definir nuestro buyer persona

¿A quién nos dirigimos? ¿Qué problemas tiene? ¿Qué consume? Si no queremos equivocarnos a la hora de fijar nuestra estrategia, hay que estudiar a conciencia nuestro buyer persona. Definirlo bien para acertar a la hora de crear el storytelling de nuestra marca.

Fijar la narración o storytelling

Una vez tengamos nuestra propuesta de valor, ahora hay que establecer la forma en la que nos vamos a dirigir a la audiencia. ¿Cómo somos? ¿Qué queremos transmitir? ¿Cómo lo queremos transmitir? ¿Qué queremos que siente nuestra audiencia cuando vea nuestra marca?

Y una vez fijado el storytelling, debemos ser coherentes con el mismo en cualquier canal de marketing que utilicemos para comunicarnos.

Crear la imagen de la marca

Los pasos fijamos en la estrategia de marketing no tienen por qué realizarse en este exacto orden. Muchos de los mismos serán trabajados en paralelo, por la necesaria conexión de los diferentes elementos que se combinan para hacer una marca.

El nombre, el logo, los colores, la tipografía, el tono… todos son elementos que forman parte de la imagen corporativa y son primordiales para realizar el branding. Cada punto debe ser estudiado por equipos multidisciplinares que abarquen las diferentes áreas de una empresa. Marketing, comunicación, ventas y producto, cada uno debe sumar para crear una imagen en consonancia con el buyer persona, la propuesta de valor y el storytelling.

Marcar los objetivos

Los objetivos que establezcamos en nuestra estrategia de marketing deben ser SMART (Medibles, Específicos, Alcanzables, Realistas y Medibles en el tiempo). Podemos marcarnos objetivos a corto, medio y largo plazo.

Estos objetivos deben ser plasmados en métricas que nos sirvan para medir el éxito o no de nuestra estrategia. Serán los KPIs que nos sirvan para transformar objetivos en datos.

Ventas alcanzadas, posicionamiento orgánico, número de visitas al site, tasa de conversión… las métricas a nuestra disposición son muy variadas. Seleccionemos las apropiadas para cada canal de marketing.

Elegir los canales de comunicación adecuados

Una vez que hemos marcado los primeros pasos, toca seleccionar los canales por los cuáles queremos que nuestro mensaje llegue al consumidor. Estarán los medios tradicionales y los medios digitales, y entre ellos, las redes sociales, un blog, la web…

Elegiremos los canales donde estudiemos que va a estar nuestra audiencia. No vale perder el tiempo y dinero en espacios en los que no. Hay que concentrarnos en los canales adecuados. Y, eso sí, siempre manteniendo el tono, el mensaje y el storytelling definido previamente.

Medir, medir y volver a medir

Como en toda estrategia de marketing la medición de los resultados serán básicos para saber el estado de nuestro branding. En base a los KPIs definidos, estudiaremos en qué medida nos hemos alejado o acercado a los objetivos marcados.

Y en consecuencia iremos mejorando o reforzando aquellos puntos que estimemos necesarios. Al final, el branding, como hemos dicho, es una “vida” que hay que cuidar hasta en el más mínimo detalle.

¿Te ayudamos con tu BRANDING?

Si necesitas ayuda con tu branding tan sólo pregunta… sin vergüenza… 🙂

¿Por qué es importante que tengas una estrategia de branding?

Estas son las 5 razones principales por las que debes tener una estrategia de marca:

  1. CONSTRUIR vínculos emocionales: los aspectos más cuantificables de un producto atraen por primera vez a un cliente y quizá lo mantengan durante un tiempo, pero solo un aspecto como la marca puede crear emociones extraordinarias que involucren fidelidad a largo plazo.
  2. PROMOVER la asociación de ideas: incluso lo que no sea tu marca, podrá darte publicidad. Muchas personas preguntan al ver una bebida cualquiera «¿Hay Coca-Cola?».
  3. DIFERENCIARSE: siempre habrá competencia, pero una marca sólida es lo que da confianza a las personas para resolver sus necesidades. Así, no solo ofreces un producto, sino una experiencia relacionada con la identificación de quienes conforman tu público.
  4. ENFOQUE: la innovación es necesaria, pero también permanecer constante en un mismo camino. Al saber qué es tu marca, qué ofrece y cómo, crearás mejores metas y promoverás las decisiones adecuadas.
  5. ESTRUCTURA: por último, y no menos importante, es que el marketing surge de la marca y su público, por lo que es algo que debes formar desde el inicio.

¿Necesitas ayuda?

¿En qué podemos ayudarte?

Campañas SEM

Google Ads, Bing Ads, etc.

Campañas SOCIAL ADS